Chiara Singarella, la joven promesa del handball y del fútbol argentino

La joven de 16 años, que integra los seleccionados juveniles en ambas disciplinas, le cuenta su historia a Tiempos de Red. “Sueño con jugar en Europa o Estados Unidos y estudiar medicina”, confiesa.

Fuente: @chiasingarella (Redes sociales).

El martes y jueves de la primera semana de marzo, la selección argentina femenina de fútbol sub-17 disputó dos amistosos ante su par de Uruguay. El primer encuentro fue empate 3-3, mientras que el segundo duelo terminó en victoria por 2-0 para el conjunto argentino. En ambos partidos en el banco de suplentes del equipo albiceleste, dirigido por Bárbara Abot y Diego Guacci, estuvo presente Chiara Singarella, mendocina de 16 años, que además de vestir la camiseta de los seleccionados nacionales juveniles de fútbol, también representa al país en handball. Sí, en los dos deportes que practica, Singarella compite en alto nivel.

-¿Cómo es para una joven de 16 años desarrollarse en dos disciplinas y en ambas ser una atleta de alto rendimiento?

-Es un poco duro porque hay que dejar muchas cosas de lado. Muchas veces, desde chica, tuve que dejar a mi familia por ir a entrenar a Buenos Aires o por algún viaje para competir. Eso es difícil, aunque ya estoy acostumbrada y ahora quizás lo tengo naturalizado. Por ahí no me doy cuenta en el nivel que estoy entrenando y que lo hago en dos deportes distintos, pero a veces no soy consciente de lo que logré. Cuando era chica extrañaba mucho; ahora me acostumbré y es normal.

Hija de Mauricio, ex futbolista y handbolista, y de Claudia, profesora de educación física, antes de optar por el fútbol y el handball, Singarella incursionó en varios deportes. Realizó natación, básquet, gimnasia artística, vóley y practicó futsal hasta el año pasado, cuando dejó porque se le complicaban los horarios ya que además de vestir la camiseta de dos seleccionados nacionales, está terminando el secundario.

-¿Cómo combinás el deporte con los estudios?

-Cuando viajo más de una semana me llevo las carpetas y mis compañeros me pasan lo que hicieron así lo copio en los momentos libres que tengo en las concentraciones, sino cuando vuelvo pido los contenidos que vieron en clases. Estudio de ahí y armo resúmenes. Los profesores también me ayudan y me dan tiempo para estudiar. Voy a la escuela a la mañana, así que me arreglo bastante bien con los horarios en la tarde para poder hacer todo. Lo principal es el estudio. Además, mis papás me dicen que si no me va bien en la escuela, no viajo a competir.

En ambos deportes, Singarella es una de las jóvenes con mayor proyección. En handball fue campeona sudamericana de menores en 2017 en Paraguay y la eligieron mejor pivote del Sudamericano de Cadetes en noviembre de 2019. Por su parte, con la sub-17 obtuvo el título en el Torneo Internacional del año pasado, un cuadrangular que hasta ahora tuvo una edición, luego de vencer a Chile por 2-1 con un tanto de ella. También se destaca jugando en el equipo mendocino de Las Pumas, por lo que fue convocada para los Juegos Odesur 2018, en los que, con apenas 14 años, integró el plantel sub-20 y se transformó en la integrante más joven de la delegación argentina.

-¿Qué experiencia te llevaste de aquella competición?

– Fue algo muy lindo y único, porque era la más chica y me llevé amistades. Me supe acoplar bien a mis compañeras, que siempre estaban pendientes de mí. En lo que fue la competencia, resultó bastante distinto a lo que es enfrentarme con chicas de mi edad. Había jugadoras que me doblegaban en altura y peso, pero el entrenador me eligió y eso me dio confianza para afrontar las distintas situaciones que se presentaban dentro de la cancha. Hoy en día con las chicas que me tocó compartir esos Juegos seguimos en contacto. 

-En cuanto al juego, ¿qué te aporta el handball que podés poner en práctica en el fútbol y viceversa?

-El handball me aporta mucha visión de juego, ahí mayormente juego de central y eso me sumó panorama en el campo de juego, y el fútbol me ayuda en los piques cortos que tengo que hacer en el handball y en tirar diagonales para buscar desmarcarme.

-En otras entrevistas contaste que llegado el momento de elegir uno de los dos deportes te inclinarías por el fútbol, ¿seguís pensando igual?

-Sí, porque el handball, por lo menos en Argentina, es muy amateur y hasta ahora el fútbol es lo que me está abriendo las puertas para poder practicarlo en otros países. Sobre todo que ahora se está profesionalizando en el país. Eso genera que me enfoque más en el fútbol.

-¿Cómo imaginás tu vida dentro de unos años?

-La verdad que me cuesta un poco hacerlo, pero me pienso jugando en Europa o Estados Unidos, y al mismo tiempo estudiando. Eso sería lo ideal, es a lo que aspiro y a lo que mi familia me ha motivado siempre. Sueño jugar en Barcelona o Atlético Madrid, y a la vez estudiar medicina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí